Geraint Thomas (Team Sky)

Geraint Thomas (Team Sky) mostro sus cualidades en la cronometro y fue segundo en la décima etapa del Giro de Italia 2017. El ciclista británico quien sufrió una aparatosa caída en la novena etapa, consiguió recuperar aproximadamente dos minutos con un rival directo como Nairo Quintana.

Las posibilidades de Thomas de cara a la clasificación general para muchos están perdidas, pero el británico no se rendirá en sus aspiraciones:

“Sigo pensando en la general, no voy a renunciar”, dijo Thomas. “He trabajado demasiado duro para renunciar ahora. Lo tomaré día a día y veré.”

Una motocicleta de la policía estacionada en la carretera causó que Wilco Kelderman (Sunweb) chocara antes de la subida de Blockhaus. En un efecto domino, seis ciclistas del Team Sky, fueron al suelo, Geraint Thomas, Mikel Landa y el británico Adam Yates (Orica-Scott) fueron los más perjudicados.

Thomas parecía listo para abandonar, pero volvió a su bicicleta y terminó a más de 5 minutos detrás de Quintana.

“Ciertamente me siento mejor que ayer, pero tampoco al 100%. Estaba muy incómodo en la contrarreloj”, dijo Thomas.

“Todavía me duele, pero hoy me lo di todo, pero puedo estar contento con mi carrera. Todavía estoy sintiendo los efectos de la gran caída, mi hombro todavía está dolorido, pero tuve que poner eso en otra parte en mi mente e ir a todo gas y ver cómo estaba. Puedo ser feliz con esta prueba.”

Thomas se sentó en el asiento caliente, con su tiempo de 51 minutos y 26. Dumoulin lo hizo mejor en cada marcador y terminó adelante en Montefalco. Sin embargo, el galés decidido todavía quiere intentar ganar una etapa del Giro y subir en la general.

“Me encantaría [ganar una etapa], todavía no he ganado una etapa en una gran vuelta todavía. Termine segundo otra vez hoy, he sido segundo unas cuantas veces antes, así que espero que pueda conseguir esa victoria de etapa en algún momento”, dijo.

“Todavía hay un largo camino por recorrer, muchas etapas, voy a darle todo cada día, y tratar de recuperar en los próximos tres días y espero que por la próxima montaña [Oropa el sábado] me sienta más o menos para volver a la normalidad.”

“¿Es posible un podio? Definitivamente no voy a renunciar por el momento, pero todavía está muy lejos. Como siempre, seguiré luchando y veré lo que puedo hacer.”