¿Cuál es la presión óptima de los neumáticos?

Mantener la presión de aire adecuada en sus neumáticos es importante porque le permite experimentar un paseo suave y le ayuda a evitar cosas como pellizcos y pinchazos.

Lo ideal sería comprobar la presión de los neumáticos cada vez que planea ir a dar un paseo. Modificar la presión para que coincida con el tipo de terreno que está planeando encontrar es una buena manera de sacar el máximo provecho de su paseo en bicicleta.

La presión adecuada de los neumáticos permite que su bicicleta ruede rápidamente y te desplaces suavemente. Los neumáticos delgados necesitan más presión de aire que los neumáticos anchos: Los neumáticos de carretera típicamente requieren entre 80 a 130 psi (libras por pulgada cuadrada); Los neumáticos de montaña necesitan entre 30 a 50 psi; en cambio los neumáticos híbridos requieren entre 50 a 70 psi.

Para encontrar su presión ideal, comience probando con un valor intermedio de estos rangos, entonces según tu peso corporal puedes ir calibrando. Cuanto más peses, más alta será la presión de los neumáticos. Por ejemplo, si un ciclista de 75 kilos utiliza 100 psi en su bicicleta de carretera, entonces un ciclista de 90 kilogramos debe tener cerca de los 120 psi, y un ciclista de 60 kilogramos podría salirse del rango inferior de 80 psi. Nunca sobrepase ya sea por encima o por debajo las presiones de los neumáticos recomendados por el fabricante.

Cuál es la presión óptima de los neumáticos
¿Cuál es la presión óptima de los neumáticos?

La sabiduría tradicional dice que una mayor presión de los neumáticos equivale a una menor resistencia a la rodadura, ya que en una superficie lisa, los neumáticos duros flexionan menos y crean un área de contacto más pequeño. Pero ningún camino es perfectamente suave. Los neumáticos correctamente inflados de las bicicletas se ajustan a los desniveles y absorben los choques. Los neumáticos de la bici sobre inflados transmiten los impactos al ciclista, sacrificando velocidad y comodidad.

En un pavimento nuevo, sus neumáticos podrían sentirse bien a 100 psi, pero en un camino áspero, podrían rodar más rápido a 90 psi. En condiciones húmedas, es posible que desee correr con 10 psi menos de lo habitual para mejorar la tracción.