Giro de Italia 2017 - Etapa 4

La primera batalla de clasificación del Giro de Italia llegará este domingo en la escalada al Blockhaus en el centro de Italia. Las estrellas de la carrera dicen que los fans verán la gran pelea que no se materializó en el Monte Etna.

La subida, cerca de Pescara en Abruzzo, cubre 13.6 kilómetros y el gradiente promedia en el 8.4%, tocando el 14% mientras que se dirige profundamente en las montañas los Apeninos.

“El verdadero Giro todavía tiene que empezar. Veremos la gran pelea de la clasificación general que no pudimos ver en el Monte Etna”, explicó Tom Dumoulin (Team Sunweb).

“Es realmente una subida durísima según lo que he escuchado. Todo depende de las piernas. Si me siento bien, definitivamente lo intentaré. Hay que esperar para ver como están las piernas y terminarás en la posición a la que perteneces.”

Dario Cataldo (Astana) y Giulio Ciccone (Bardiani-CSF) provienen de la zona. Vincenzo Nibali (Bahréin-Mérida), como muchos, no pudieron hacer un recorrido previo debido a la nevada a finales de la primavera. Sin embargo la novia del hermano de Nibali vive cerca de la base, así que él tiene conocimiento local de la subida. Con los lugareños diciendo que la vertiente del Roccamorica es el más difícil.

“En este lado, los primeros cinco kilómetros son manejables, una parte plana, otros tres kilómetros manejables y luego se gira seriamente hacia arriba con largas rectas. Es doloroso.” dijo Palmiro Masciarelli, un ciclista profesional retirado de Pescara

“Será un poco más agresivo que el Etna”, dijo Geraint Thomas (Team Sky). “La subida es mucho más difícil, no estoy seguro del viento, pero no creo que esté tan expuesto como el Etna.”

“Usted espera que Nairo Quintana ataque, pero creo que Adam Yates se ve bien. Esos chicos están en buena forma.”

Los corredores subieron el martes 17,9 kilómetros hasta la cima del Etna, pero las laderas fueron más suaves y los vientos más fuertes. Esa combinación evitó ataques graves entre los favoritos, a excepción dela pequeña ventaja ganada por el ruso Ilnur Zakarin (Katusha-Alpecin).

“Espero que haya más ataques que los que tuvimos en el Etna”, explicó el francés Thibaut Pinot (FDJ). “Será difícil tomar Blockhaus con calma. Va a ser determinante para la clasificación general y  también para la contrarreloj del martes.”

Después de la etapa de Blockhaus, la Corsa Rosa se detiene en Umbría para un día de descanso. Continúa con una prueba a contrarreloj el martes, pero no se enfrentará a otro final en alto hasta el próximo sábado.

“No será decisivo para el Giro, pero seguro que habrá más acción que en el Monte Etna”, dijo Steven Kruijswijk (LottoNL-Jumbo).

“Después de la primera semana, en la novena etapa, los chicos se están cansando y vamos a probarnos unos a otros como estamos para la clasificación general. Ha sido una semana difícil con los traslados, pero creo que esta escalada se adapta más a la acción que antes en el Etna”.