Compartir
Zdenek Stybar

Zdenek Stybar golpeó su manillar con frustración en la línea de meta de Paris-Roubaix tras conseguir un segundo lugar en la Paris-Roubaix, pero el ciclista del Quick-Step Floors puede por lo menos considerarse afortunado de no haberse estrellado en el último kilómetro debido a que un fanático intento sujetar su brazo en el velódromo.

Karl Vannieuwkerke, el astuto periodista de “Extra Time Koers” de Sporza, notó el desafortunado hecho cuando Stybar subió a las barandas, mientras Greg Van Avermaet y Sebastian Langeveld se vigilaban para disputar el sprint final, que permitió a Jasper Stuyven de Trek y Gianni Moscon de Sky reencontrarse con el grupo principal.

Un fanático aparentemente agarró el brazo derecho de Stybar (aproximadamente en el seg 0:43 en el video de arriba), momentáneamente haciéndolo girar, pero el ciclista checo de 31 años logró mantenerse en posición y continuar. Unos segundos más tarde bajó hacia el interior de la pista para disputar el final, cruzando finalmente la línea en segundo lugar.

No está claro si el contacto con el espectador fue intencional  ya que algunos especulan que los fans estaban furiosos con Stybar por su táctica de no colaborar en la fuga.

Se le preguntó al compañero de equipo de Quick Step de Stybar, Yves Lampaert, sobre el incidente en el programa Sporza, y señaló que Stybar no dijo nada del incidente a sus compañeros después de la carrera.

Stybar no es un desconocido en este tipo de incidentes, y en Paris-Roubaix en particular ha tenido varios sucesos. En su debut en la carrera en 2013, golpeó a un espectador mientras viajaba en un selecto grupo con el eventual ganador de la carrera Fabian Cancellara en la sección de pavé Carrefour de l’Arbre.

El ex campeón del mundo de ciclocrós demostró sus habilidades de manejo y se mantuvo en su bicicleta, pero el incidente lo hizo perder contacto con el grupo líder. Él terminó sexto ese año.