Alejandro Valverde (Movistar), líder de las clásicas de las Ardenas del equipo telefónico, ha dicho que el recién rediseñado final de la Amstel Gold Race no es de su agrado y que prefiere la ruta anterior, como lo ha hecho durante más de una década, cerca de la cumbre Del Cauberg.

Valverde ha tenido una magnífica temporada de primavera, ganando la Volta a Catalunya y la Vuelta al País Vasco, y será uno de los grandes favoritos el domingo en una carrera en la que tiene tres podios pero en la que nunca ha ganado.

Sin embargo, el nuevo perfil de la Amstel Gold es similar al utilizado en 2002 el cual es más llano que el utilizado en las últimas ediciones. Aunque abordará la tradicional subida del Cauberg tres veces, después de su ascenso final, a 18 kilómetros del final, la ruta ha cambiado.

La carrera tiene un recorrido de 261 kilómetros y 35 puertos, los dos últimos serán el Geulhemmerberg a 14 kilómetros de la meta, luego el Bemelerberg con un poco más de cinco kilómetros, y terminar en la ciudad de Valkenberg completamente llano.

“Es una ruta que no me favorece”, dijo Valverde a Cyclingnews durante la Volta a Catalunya, “no habrá un proceso de selección tan duro como cuando termina en la cima del Cauberg o justo más adelante. Aún así es una carrera dura, pero no es tan exigente”.

Ganador tres veces de la Lieja Bastoña Lieja y cuatro veces campeón en La Flecha Valona, Valverde no compitió en el Amstel Gold el año pasado, ya que participó en la carrera por etapas Vuelta a Castilla y León, que ganó como parte de su preparación del Giro de Italia. Sin embargo, junto con Philippe Gilbert (Quick Step Floors) y Michal Kwiatkowski (Team Sky), el corredor español será uno de los favoritos para llevarse la carrera.

Independientemente de su brillante temporada de primavera, Valverde ha sido siempre un competidor perenne en la Amstel Gold Race: con un segundo lugar en 2015, cuarto en 2014, segundo en 2013, tercero en 2008, sexto en 2007, así como una serie de top 20 que se remontan a la 23ª en 2006. Sin embargo, la victoria siempre se le ha escapado.

“Nunca lo he ganado, por supuesto, es la carrera de las Ardenas que siempre me gustaría ganar más por esa razón”, agregó Valverde.

En 2013 la Amstel Gold Race cambio levemente su ruta, y la línea de meta se encontraba a 1.8 kilómetros después de superar el puerto del Cauberg.