Alberto Contador (Trek-Segafredo)

Alberto Contador (Trek-Segafredo) se vio afectado por una caída a un kilómetro de meta, dijo que “habría que replantearse este tipo de llegadas” porque los conos en la carretera generan confusión entre los corredores.

“Un final con tanto cono hay que replanteárselo, nos metemos por dentro, por fuera, hay que analizar cómo estaba puesta esta llegada. Hay que poner atención”, señaló.

Contador, que cayó a 30 kilómetros de meta, explicó el incidente que le obligó a trabajar para reintegrarse en el pelotón. “Había un estrechamiento y un corredor pilló un cono y cayó. Unos cuantos fuimos detrás, ha sido algo inevitable. Iba bien colocado, pero nunca se sabe, si te toca, te toca”.

“En estos casos, toca levantarse y seguir, pero la caída ha sido bastante mala. Ahora en caliente no parece que tenga mucho, pero esta noche será complicado y mañana será un día importante. Dentro de lo que cabe, he terminado sin problemas”.

Este no fue el único problema que tuvo Contador en la jornada de hoy, ya que sufrió inconvenientes mecánicos en el ascenso a El Vivero.

“En la subida tuve que cambiar la bicicleta porque la rueda iba floja. Un compañero me dio su bici, pero era pequeña y no iba cómodo. Ha sido un día de mala suerte, pero si he salvado esta etapa, ya salvo cualquiera”, dijo Contador confiado.

Sobre sus expectativas de las dos etapas restantes de la Vuelta al País Vasco, estas fueron sus declaraciones:

“No me preocupa gran cosa, restan dos esfuerzos más y de vacaciones. Vamos a ver cómo tengo el brazo y sobre todo el cuádricep izquierdo. Si me encuentro bien, perfecto; si no, nada”.